sábado, enero 05, 2019

San Gregorio Nacianceno, un eclesiástico con defectos, con no pocos defectos


Pongo este mosaico, porque a un obispo de la época de este santo hay que imaginárselo vestido como este personaje o con toga. Mi post sobre Gregorio Nacianceno se ha transformado en un fructífero diálogo con los comentaristas. Un diálogo acerca de su personalidad y santidad.

Después de escucharos, pero también después de leer más sobre él ayer, tras la cena, he llegado a varias conclusiones no muy positivas para este padre de la Iglesia.

Vaya por delante que a mí san Gregorio no me ha hecho nada malo. Un libro que me ha parecido el más claro y con citas sobre su vida (escritas por el mismo san Gregorio) lo podéis encontrar en este link. En su versión gratuita, podéis leer toda su vida hasta la parte en que se traslada a Constantinopla:


Los textos resultan, a mi entender, muy claros. Gregorio cae demasiado en la autojustificación. La descripción que hace de esa ciudad es tremenda en boca de un obispo. Un obispo insultando su propia sede. En esa época, lo que se escribía en una obra podía tener una trascendencia como no la tienen los escritos de la nuestra. Es muy difícil defender cómo puede insultar a una ciudad de esa manera. Alfonso ayer ya puso la famosa cita.

Pero podéis comprobarlo vosotros mismos en el libro que he dicho, en la cita que comienza con estas palabras: Midway along the high. He puesto las palabras en inglés, porque así podéis usar el buscador.

Al final de esta descripción de la ciudad se ve el resentimiento contra Basilio el metropolitano. No cabe hablar de otra cosa que de resentimiento.
Por otra parte no es tanto que no tomara posesión de la ciudad, como algunos han escrito para defenderle y es el argumento que usó Gregorio. Lo que sucedió es que llegó, estuvo un tiempo y no quiso quedarse. Véase la pg. 11 de ese libro en que él mismo lo cuenta.

Por si fuera poco, la respuesta al metropolitano fue desafiante. El texto no cabe calificarlo más que de desafiante. Véase la cita que comienza con las palabras you reproach us with.

No tengo la menor duda de que es un santo del cielo en cuanto que está en el cielo. Pero su ambición, el abandono de su sede episcopal y su resentimiento que muestran sus mismos escritos a lo largo de una vida, pues da muchos datos biográficos en sus obras, no ofrecen mucha posibilidad de salvarse. Aunque repito que no tengo la menor duda de que está en el cielo. 

Fue famoso porque en otros campos sí que luchó denodadamente por la ortodoxia de la fe. Fue un gran teólogo y un gran predicador, de eso no hay duda.

Me voy a encomendar más a este santo, me gustan los santos pecadores y no muy perfectos, me siento más identificado con ellos.

81 comentarios:

  1. ¡Qué interesante, padre Fortea! Gracias por la reflexión y el libro sobre San Gregorio. Y por el esfuerzo y generosidad de mantener este blog cristiano, nada menos que diario — y la humildad de aguantar(nos) a los comentaristas.

    Va una interesante conclusión (¿advertencia?) a la que llega un especialista, tras repasar las distintas biografías académicas (más de una docena) de San Gregorio Nacianceno (c.330‒390) a lo largo de la historia, desde Gregorio el Presbítero (543‒638) a John McGuckin (siglo XXI) milenio y medio después, y compararlas con los propios escritos autobiográficos del santo (De vita sua; Discursos 2, 5, 14, 18, 43; Epistolas 6, 41‒43, 125, 138, 139, 152, 182, 183, etc.):

    «De santo bizantino a adalid anti-jesuita, a pietista romántico, a católico tridentino, a humanista, maestro, sujeto psicoanalítico y, finalmente, idealista cansado del mundo — el sello de la individualidad de Gregorio, paradójicamente, siempre ha sido su parecido con su biógrafo, quienquiera que sea. La sensación de intimidad surgida del discurso personal de Gregorio y la sensación de cercanía engendrada por alguien que se desahoga y muestra sus emociones íntimas de forma abierta y sincera, quizás haya sido la causa de que los biógrafos se sientan como si estuvieran escribiendo la vida de alguien que conocen bien, alguien que cree y valora las mismas cosas que ellos […] no importa cuánto los estudiosos hayan llegado a sintonizarse con el contexto social, cultural, político y literario, no importa qué tan afilada sea la interpretación crítica de los eruditos académicos especialistas en la antigüedad tardía…» (Prof. B. Storin, “La autohagiografía — Gragorio de Nacianzo entre sus biógrafos”, Estudios de antigüedad tardía, vol.1, nº 3, págs. 254-281, año 2017).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Es verdad. Quise decir que el obispo de Cesarea (o sea San Basilio, como bien dices) creó varias diócesis sufragáneas, entre ellas Nisa (donde puso a su hermano Gregorio) y Sásima (donde intentó poner a su amigo, también llamado Gregorio). ¡Qué lío de Gregorios! Gracias por la corrección, Niulca.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Concluyo q es bastante fácil ser Santo.

    Este post de hoy, nos anima a no purificarnos tanto, a relajarnos, a no afinar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay distintos niveles de santidad. Por otra parte, la canonización solo indica que uno está en el cielo.

      Eliminar
    2. No es fácil, Bakhita, pero, tampoco imposible, esto nos anima a persistir para alcanzar la santidad. Nos dá esperanza.

      Eliminar
    3. ¡Si podemos ser santos!

      Eliminar
    4. ¿Hay otra clase de Santos? Sí, pero está escondida. Hay, en efecto, santos que todavía luchan y pelean; corren aún sin haber llegado a la meta. La palabra "santo" tiene, pues, diversos significados: unas veces designa a aquellos cuya santidad está ya consumada, otras a los que luchan por alcanzarla. (S. BERNARDO, Sermón 5 para la fiesta de Todos los Santos).

      Eliminar
    5. Gracias Padre Fortea.

      Pienso que tb nosotros tenemos una formación y educación religiosa, unas circunstancias distintas a las de aquella época. Luego debemos actuar conforme a lo que recimos ahora, porque quizás también recibamos más.

      Usted mismo dijo que un Obispo actual es más íntegro que los de aquella época. Se nos da más se nos exigirá más.

      Eliminar
    6. De acuerdo, hay distintos niveles o grados de santidad. El mayor está en la caridad al prójimo, y no hay mayor caridad que luchar contra las herejías y defender la fe (esto es, no pisar la hierba que comen los débiles), y ¿cómo puede haber caridad sin purificación cuasi perfecta? No, no creo en una caridad sin purificación previa; la caridad sin purificación no es caridad, es filantropía.

      Y otra cosa, a mí de pequeña mis profesoras salesianas me dijeron que la canonización pone al canonizado como modelo heroico de virtudes cristianas, porque entre otras cosas, a nosotros ¿nos importa mucho si Gregorio Nacianceno está o no en el cielo?, hombre… se supone que después de tantos años ya estaría purificado y en el cielo, ¿es muy relevante que la Iglesia nos diga: “ya está en el cielo” sin más…

      San Gregorio Nacianceno, ora pro nobis.

      Eliminar
  3. Nos indica con seguridad que uno está en el cielo, lo cual no es poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...¿se puede ser canonizado y tener defectos? Vamos a ver, no es lo mismo que haber alcanzado la plena perfección en todas las virtudes, la consumación de la santidad, que ser canonizado.

      Ser canonizado implica en esencia que se afirma con autoridad pontificia que alguien está en el cielo. Y accidentalmente que uno es colocado como modelo.

      Dicho de otro modo, la canonización asegura el estado de bienaventuranza, no necesariamente la consumación de la santidad..."

      http://blogdelpadrefortea.blogspot.com/2018/10/pablo-vi-claroscuros.html

      Eliminar
    2. A mí una vez un alumno me preguntó que si en el cielo hay jerarquías, entonces podría ser posible tener envidia??

      Por querer otro sitio distinto de que uno estaba, le dije que eso no era posible, que ahí eso no existe.

      Eliminar
  4. Me siento como cuando un niño pequeño se entera que papa noel no existe.

    ResponderEliminar
  5. Hay santos grandiosos: Santa TEresa de Jesús, san Juan de la Cruz. Soy muy devoto de santo Tomás Becket, pero, sin ninguna duda, no fue un grandísimo santo. Murió por defender la Iglesia, pero su vida, por lo demás, es bastante normal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el proyecto de novela de San Gregorio subsiste o ya no?

      Eliminar
    2. Ambos, santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz fueron muy penitentes.

      Eliminar
    3. Y otra cosa, ¿a Jesús le gustan los santos muy penitentes? ¿prefiere Jesús santos menos penitentes? Jesús te pide caridad, CA-RI-DAD. Hay caminos más austeros y caminos menos austeros, a Jesús le gustan todos, pero ama.

      Eliminar
  6. No, no. He dicho que sería un personaje MUY INTERESANTE sobre el que escribir un libro que simplemente nos introdujera en esa época de la Iglesia. Pero no me meteré en nada nuevo hasta acabar mi libro sobre el infierno. Después me queda la última revisión de san Pablo.

    ResponderEliminar
  7. Lo que siempre demuestra la historia es que los santos también son parte de su contexto social, cultural y sobre todo el histórico.

    Creo que a veces podemos decir que fue de tal o cual manera por nuestros referentes actuales y a veces hay actitudes que en el pasado eran el modelo y hoy son toda una grosería.

    Por otro lado, Padre Fortea, seguro que ya está haciendo notas para ese posible libro de San Gregorio.

    Un saludo, esperamos el libro del infierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana Epifanía del Señor

      Aquí algunos sermones.

      👑868 Presentes de los Reyes Magos

      👑1008-La adoración de los reyes Magos- I

      👑1494 Los Reyes Magos I parte


      👲👳‍♀️👳‍♂️

      Eliminar
    2. 👑
      👳‍♂️👳‍♀️👲
      🤱

      Eliminar
    3. Muchas gracias padre Fortea y Anxe. Todavía nos quedan días navideños ;D

      Eliminar
    4. La homilía II me ha recordado esta bella tabla de Lorenzo Monaco:
      https://goo.gl/images/zNq7jP
      Curiosamente aparece una Maga, no sé si es compatible con el texto canónico (si el plural puede referirse a Magos hombres y mujeres) o si se trata de un capricho del artista, maestro de Fray Angélico.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual! Somos como vasijas de barro, quebradizas y enclenques! Pero con la gracia de Dios lo podemos todo. Sin Él nada.

      Eliminar
  9. A mí, personalmente, me encantan las biografías de santos que no estén impolutos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Que sean traviesos, algo sibilinos y un poco perversos jajaja!

      😋😂

      Eliminar
    3. Que son la inmensa mayoría.

      A Santa Teresa de Lisieaux su confesor la dijo que nunca había cometido pecado mortal.


      Me admiran tanto las personas así, tan perfectas desde niñas.
      Como San Juan de la Cruz, o el padre Pio. Admiro a esas personas tan ecuánimes, tan cerca de Dios desde pequeñas.

      Admiro a esos espíritus tan puros. Quizás no tengan mucho mérito, (creo q si), pero me resulta admirable q desde la infancia ya quisieran ser fieles a Dios y permaneciesen así contra viento y marea. Ver yodo tan claro desde niños.

      Creo q el entorno les favoreció, pero también sus méritos.

      Eliminar
  10. Y siempre sospecho de las historias de santos que ya de niños iban haciendo milagros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 🧐🤔

      Jejejejejeje, este comentario como me ha hecho reír.

      Eliminar
    2. Santos así hay muchos

      San Ramón nonato
      Santa Rita de Casia (las abejas)
      San Ambrosio

      Y obvio los santos niños

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Ah sospecha del Padre Pío???

      Eliminar
    5. Jajaj. Esto me recuerda a mi madre, que es muy piadosa, y además le encantan las biografías anoveladas de los santos (estilo las de Arcaduz), porque dice que las académicas llenas de notas a pie de página que me gustan a mí son un rollo, pero me concede que NO le gustan nada las hagiografías que empiezan diciendo que el santo “ya a los dos años de edad iba acompañado de los ángeles y haciendo milagros”.

      Eliminar
    6. ¿Y qué pasa con San José de Cupertino o San Martín de Porres?

      Eliminar
    7. No había visto este mensaje. Me alegra saber que sospecha.

      Quizás no sea oro todo lo que reluce.

      Pienso que hay de todo en la viña del Señor. Por tanto pueden darse personas q desde niñas permaneciesen fieles al Señor.

      Digamos que son almas cercanas a la de la Virgen María, casi virginal es, pero con el casi subrayado.

      Quizás tenga usted razón padre Fortea.

      Pero pienso q son como esas personas estables, de vida ordenada, que eran buenas en el cole, se casaron firmaron una familia y siempre les ha ido bien. Son pocas, desde luego.

      Y tiene que favorecer las el entorno, creo.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Cada uno de los Santos es una obra maestra del Espíritu Santo (JUAN XXIII, Aloc. 5-VI-1960).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia entre un pecador y un santo no radica en que uno tiene más tentaciones que el otro, sino en que el primero no se deja vencer por los asaltos más violentos, en tanto que el segundo cede ante la más leve tentación (CAS1ANO, Colaciones,18).

      Eliminar
  13. Hay un detalle que San Gregorio insiste en aclarar, y es que nunca puso un pie en Sásima («Nunca me acerqué a la iglesia que me había sido asignada»).

    El original griego de este poema autobiográfico (cuyo verso 439 es el que empieza con Midway along the high) un poco más adelante (versos 529‒532) dice así:

    τη̃ς μὲυ δοθείσης ον᷎δ ο̋λως ε᷎κκλησίας
    προσηφάμηυ, ον᷎δ ο̋σσον λατρείαυ μίαυ
    θεω̨̃ προσευεγκει̃υ η̽ σνυεν́ξασθαι λεώ̨
    η̽ χει̃ρα θειαι κληρικω̃υ ε̒υι γέ τω

    Y casualmente tengo en un libro (¡que me regaló mi hermana!) con la traducción completa, y pone:

    «No me acerqué a la Iglesia que se me había asignado [Sásima], ni siquiera para ofrecer allí un solo sacrificio a Dios o para rezar con el pueblo u ordenar un solo clerigo».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ya la orden le había sido notificada, supongo que era como ahora produce efectos jurídicos una vez notificado por su superior.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Sí, imagino que tienes razón, Karina, al menos procesalmente (en la cuestión jurídica ‘de forma’), y parece que San Gregorio lo que hace es defenderse materialmente (en la cuestión jurídica ‘de fondo’).

      Y así insiste en que él siempre quiso seguir vida monacal contemplativa y se sintió presionado (por la autoridad de su padre) y engañado (por su amigo San Basilio) al ser ordenado sacerdote y luego obispo, cosa que siempre fue realmente contra su voluntad. Incluso cuenta, un poco antes en ese mismo famoso poema autobiográfico que cuando más joven le había prometido a Dios dedicación completa tras salvarse de una tormenta en una travesía marítima.

      Y también dice esto de que su aceptación del obispado de Constantinopla años después no era contra el cánon (nº 14 de Nicea, creo) que prohibía dejar una diócesis por otra, porque él nunca ni aceptó ni tomó posición ni fue siquiera a Sásima.

      Así además, San Basilio constantemente alaba muy profusamente a su amigo San Basilio en otros versos de este mismo poema y otros escritos y especialmente en un panegírico tras su muerte (San Basilio muere en 379 y San Gregorio en 390).

      Yo no me atrevo a opinar qué albergaba San Gregorio en su corazón (sólo Dios lo puede ver), pero él lo llama «dolor» por su situación (entre dos aguas: obedecer a su padre y obispo o seguir su vocación y promesa).

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    6. Este es el libro que tengo, que contiene traducciones de dos obras de San Gregorio: su «Autobiografía» (que incluye el texto que nos cita el padre Fortea) y la «Fuga» (que escribe con motivo de su vida cuando le ordenaron y habla sobre el sacerdocio).

      Gregorio Nacianceno — Fuga y Autobigrafía
      Traducción del griego de Santiago García Jalón
      Introducción y notas de Luigi Viscanti
      Editorial Ciudad Nueva
      Colección “Biblioteca de Patrística”
      Año 1996

      Google books tiene una Vista Previa del libro donde se pueden leer muchas páginas:

      https://books.google.es/books?id=Ny7RBHUT-FQC&printsec=frontcover

      Es verdad que San Gregorio describe cómo se llega Sásima y cómo es (página 173, que sí está en la Vista Previa); imagino que sí que conocería el sitio (quizá pasó por allí alguna vez en sus viajes de estudiante), pero en la introducción general del libro (concretamente en la página 10) y de nuevo en la introducción de la Autobiografía (en la página 137, que no está en la vista previa pero la he copiado más arriba) expresa su opinión de que San Gregorio nunca puso un pie en Sásima (al menos para nada relacionado con su nombramiento a esa nueva sede episcopal).

      Eliminar
    7. Corrección: la «Fuga» (que escribe con motivo de su HUIDA cuando le ordenaron y habla sobre el sacerdocio).

      Eliminar
    8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    10. El libro que tengo lo traduce así (pág. 173):

      «Fue allí donde quiso enviarme aquel individuo que se sentía miserable teniendo cincuenta corepíscopos».

      Y por cierto, en esa página hay una nota al pie que explica qué es eso de un “corepíscopo”:

      «Los corepíscopos eran, en cierto modo, obispos auxiliares, establecidos en los núcleos rurales del territorio sometido a la jurisdicción del obispo de la ciudad principal. No tardó mucho en considerarse que esos obispos rurales eran poco dignos del episcopado. Varios concilios del siglo IV disminuyeron los poderes de los corepiscopos y acabaron por no reconocerles el carácter episcopal. Por lo que atañe a nuestra narración, hay que señalar que, mientras los obispos de Nacianzo y de Nisa tenían entre sus fieles más habitantes del campo que de la ciudad, en Nacianzo el obispo tenía bajo su jurisdicción inmediata a una cincuentena de esos corepíscopos».

      Eliminar
    11. No creo que aclare mucho sobre si San Gregorio estuvo o no en Sásima, pero como ejercicio lingüístico van los 3 versos originales como los escribió el santo en su poema autobiográfico:

      446 αὕτη Σασίμων τῶν ἐμῶν ἐκκλησία
      447 τούτοις μ’ ὁ πεντήκοντα χωρεπισκόποις
      448 στενούμενος δέδωκε — της εύψυχίας

      446 (áfti Sasímon tón emón ekklisía)
      447 (toútois m’ o pentíkonta chorepiskópois)
      448 (stenoúmenos dédoke — tis éfpsychías)

      446 este – Sásima – la – mi – iglesia
      447 aquí – yo – él – cincuenta — corepíscopos
      448 estrechado − dado — qué – satisfacción

      Eliminar
    12. Creo que ante la duda, lo mejor es el ejercicio mental de realizar la decisión de haber estado y la de no haber estado.

      Como cuando se programa un árbol de posibilidades.

      Eliminar
    13. Esto no se me había ocurrido. ¡Qué buen ejercicio! Pero, ¿cómo se hace exactamente? ¿Imaginar que es uno el que tiene que hacer la decisión y luego notar pros y cons? Suena complejo.

      Eliminar
    14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  14. Me encanta estas palabras del Papa Francisco:Para reconocer cuál es esa palabra que el Señor quiere decir a través de un santo, no conviene entretenerse en los detalles, porque allí también puede haber errores y caídas. No todo lo que ice un santo es plenamente fiel al Evangelio, no todo lo que hace es auténtico o perfecto. Lo que hay que contemplar es el conjunto de su vida, su camino entero de santificación, esa figura que refleja algo de Jesucristo y que resulta cuando uno logra comprender el sentido de la totalidad de su persona(GE 22).

    ResponderEliminar
  15. Soy P. Luis Alberto (Linares)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P. Luis Alberto, creo que usted, escribió el siguiente comentario

      Unknown 6:08 p. m

      Un gusto saludarle.

      Eliminar
    2. Gracias Anxelina. Dios es amor y es santidad, aun con nuestros defectos busquemos la santidad. Bendiciones
      P. Luis Alberto

      Eliminar
  16. Encantada de conocerte. Feliz Año.

    ResponderEliminar
  17. Padre ha visto este video? le comparto el Link, hablando de la Santidad...
    https://youtu.be/sQv8db9xsks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aquí su testimonio en una JMJ
      https://youtu.be/06zWAoKD5G4

      Eliminar
  18. Señor Fortea, me resultaría interesante un análisis sobre la noticia de ayer sobre la Iglesia Ortodoxa de Ucrania que se ha cismado de Rusia. Hay acercamiento desde Constantinopla hacia Roma!

    ResponderEliminar
  19. ¡Feliz Epifanía de Nuestro Señor!

    Muy interesantes las averiguaciones de qué hizo y dónde estuvo este y aquel capadocio. Hay que agradecer al padre Fortea por este espacio y estímulo para aprender de estas cosas, de tantos temas divinos y humanos.

    El mensaje pastoral principal que nos quiere transmitir el padre Fortea es muy bueno y una gran verdad (bueno, dos):

    ❶ Los santos no eran personas perfectas, sino caminantes en la vida como nosotros

    ❷ Los obispos de hoy son la mayoría personas muy comprometidas (dedicadas a la diócesis) y abnegadas (virtuosas)

    ResponderEliminar
  20. Pueda que pecar por omisión sea un motivo suficiente para evitar la salvación, pero San Gregorio Nacianceno demuestra que defender la fe Católica con toda su alma y devoción forja un precedente a las futuras generaciones como el Padre Fortea; aunque de facto el juicio final no llega, es evidente que es santo y tiene un pie en el cielo.

    ResponderEliminar
  21. Una pregunta: todas las personas del blog dominan el inglés?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea, si es encuesta

      🙋 yo sí un 60% lo entiendo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  22. Buenas Pater, también siento esa preferencia por esos santos pecadores aunque son más admirables por la resistencia y fidelidad a la Gracia en las luchas fieras los que no pecaron tanto o nada y fueron bravamente tentados y golpeados y que en el Cielo son más poderosos intercesores por nosotros que los primeros.

    ResponderEliminar
  23. Abrazos fraternos y felices Reyes, niño.

    ResponderEliminar
  24. Pues si, los únicos perfectos que sepamos, han sido el Santísimo y su Santísima Madre, el resto al saco.

    Pero yo me conformaría con defender la fe como la defendió este santo y en hacer tanto bien a la Iglesia y a la humanidad como este santo para poder ser canonizada igual que lo fue san Gregorio Nacianceno, aunque tuviese sus defectos multiplicados por diez, porque no tengo la menor duda que la santa Madre Iglesia no se equivoca cuando canoniza a sus hijos. Si le canonizó merecía la canonización ¿o no?

    Nota: con Basileo hizo las paces después. Como el Señor nos tenga en cuenta todas estas cosas que nos parecen mal en san Gregorio Nacianceno lo llevamos claro.

    ResponderEliminar
  25. No seré yo quien lea toda la biografía de un Padre de la Iglesia, ni de Newton, ni de Fortea, ni siquiera la mía. Dedicar tanto tiempo en lecturas de biografías no me lo puedo permitir, otra cosa sería un resumen.

    ResponderEliminar
  26. Este es uno de mis defectos que de manera inédita y de forma ocasional hago público: Me encanta cuando los de dentro buscan y rebuscan defectos en el cuerpo místico, y luego se quejan y ponen el grito en el cielo cuando los de fuera hacen lo mismo. Cuando esto lo hacen los de dentro se llama objetividad y cuando lo hacen los de fuera se llama crítica despiadada.

    ResponderEliminar